· El Chiquitín · una visión póstuma

· El Chiquitín ·

Una visión póstuma

08_Zabaltegui_LasMarimbasDelInfierno_web

Lo aclaro : no lo conocí.

No personalmente.

Así que este artículo lo escribo únicamente anclado en lo que provocó en mí la inconcebible noticia de su asesinato.

“Apareció desmembrado un actor de películas sobre la violencia en Guatemala” “Cuerpo desmembrado localizado en zona 3 es del actor Victor Hugo Monterroso “El Chiquilin” de película Marimbas del infierno” “Hallan cuerpo descuartizado de actor guatemalteco Víctor Hugo Monterroso” “Cadáver de actor fue desmembrado”; y más se acumulaban los títulos amarillistas en mis retinas, y más me adentraba yo en la terrorífica espiral del inframundo guatemalteco.

Una cuestión de extorsiones parece ser, se habla de Q 15,000 que el padre, dueño de una pequeña empresa de grúas no habría logrado juntar. Los brazos del Chiqui: su castigo.

Y heme imaginándome el dolor físico, la culpabilidad incoherente y sin embargo inevitable de un padre que piensa ahora poder haber impedido la muerte de su hijo, que talvez incluso se imagina cómplice del asesinato. Absurdo en el país de la locura: no cabe duda que la mayor víctima fue él. Un maquiavelismo, una barbarie demasiado corrientes, que han logrado arraigar el pánico en una población que vive ya en una eterna cautela.

Las noticias de los días siguientes me llenaron de frustración. El Chiqui también era delincuente, dicen los medios, y allí va la cantaleta chapina que va rodando desde tiempos inmemoriales : los “por algo pasan las cosas”, los “a uno solo le viene lo que se merece”, los “a saber ni en qué estaba metido”; que sirven para justificar algo inexcusable, para explicar lo que simplemente no tiene nombre.

Quise acercarme a él, al verdadero él; no el que plasmaron los periódicos, no el que aparecía en las noticias de Guatevisión. Y no se me ocurrió otra cosa que hacerlo a través de la imagen que dejó en Las Marimbas del Infierno, largometraje de Julio Hernández Cordón (2010) por la que ganó el premio Ícaro del Mejor Actor. Siempre me ha parecido que lo más sutil e interesante en las actuaciones son las rendijas por las que traspasa la luz de la persona detrás del personaje. Su pasado. Sus cicatrices.

Así que empecé a ver la película : la primera escena me conmocionó tanto que allí me quedé un rato. Me la tuve que repetir. Fue rodada 3 años antes del resto de la película tal un prólogo al proyecto cinematográfico. Por alguna razón, se me había pasado por alto la primera vez que la vi; por lo contrario ahora, me aportó una nueva mirada sobre lo recién acontecido.

Don Alfonso Tuche aparece entonces, en 2007, contando al cineasta cómo los extorsionistas le fueron quitando todo, hasta el valor; hasta la vida de familia; hasta la calidez del hogar. Y cómo,  contra viento y marea, se quedó con su Marimba, cuidándola, mimándola. Habla de ese instrumento mientras lo acaricia en un gesto tierno, entre el del niño y el del amante. “Siempre Juntos” se llama;  y, entre dicha y condena, ese nombre destina a Don Alfonso dedicarle su vida. La va arrastrando hacia donde le piden que la toque, y vuelve cada día a esa casa sin muebles, esa casa que ya no servía más que de cofre de marimba. Un Petit Prince con su rosa, ese Don Alfonso.

¿O un Chiqui? No deja de asombrarme la similitud de las historias: la marimba para el uno, el cine para el otro.

Dos almas en busca del más allá, de la emoción, de la superación personal.

Dos guatemaltecos defendiendo su cultura: uno a través del instrumento patrio, el otro mediante el cine nacional.

Ambos arrastrando su pasión, llevándola a diestra y siniestra, donde les ofrecieran migajas de fama, donde hallaran momentos de gloria.

Ambos dispuestos a dejar todo, familia, comodidad para defender su vocación artística, para luchar por un sueño.

Ambos, vulnerables, sufriendo de la violencia, de la impunidad, de la pobreza. Ambos animados por el orgullo de ser chapines, ambos sufriendo de la maldición de serlo.

¿Como tantos guatemaltecos? ¿No seremos todos un poco así, soñadores de la locura, desorganizados con tendencia al exceso (y los excesos), creyentes de lo imposible?

“Por el amor a mi patria voy movido / Por el ritmo de la marimba enfurecido”: una composición del Chiqui en Marimbas que lo resume todo…

“Este es un homenaje a la gente que conozco y que realiza cosas impensables en un país como el mío”, dice el epílogo de Marimbas. 



otro detalle :

Me parece que en esas lágrimas imposibles de contener, podemos acceder a la esencia del Chiqui. Un ser dotado de una  inusitada sensibilidad; un ishto pisao con un talento extraordinario.

Chiquilín durante la escena en la que llora en las Marimbas del Infierno, lo hizo sin que se lo pidiera. Todo el crew se desconcertó, no sabía por qué sucedió. Don Alfonso estaba tocando el son “Cuando llora el indito”. Cuando el Chiqui empezó a llorar le pregunté si podía repetir el llanto y me respondió que sí y lo hizo exactamente igual”, nos cuenta Julio Hernández en una entrevista (diariodigital.gt, 12 de agosto de 2014)


Así que este artículo, que no pude escribir sobre Víctor Hugo Monterroso Girón, lo escribí en honor al Chiqui. El que conocí en Las Marimbas del Infierno, y cuya actuación de intensidad, de presencia en cada gesto, de picardía y cicatrices en la mirada; no pueden sino denotar un alma grande. Un alma que se expande más allá del tiempo del rodaje…

Y de la vida.

2010

Published by chapirisina

Chapina parisina en busca de emociones culturales Viajante de lo inaudito Centraca en el alma En papel : licenciada en gestión cultural (Université La Sorbonne Nouvelle - París) y máster de Estudios Latinoamericanos (Instituto de Iberoamérica - Universidad de Salamanca - España). Actualmente: administradora para La Caféothèque - París Fundadora del colectivo de curaduría en cafés Coffeexhibits Fundadora y presidenta de la asociación ACÁ : Asociación Centroamericana en París

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: