#QuiénEsCharlie ¿?

Hoy París se moviliza. Hoy, todos a la calle. Millón y medio de almas en un hilo, millón y medio de corazones latiendo al unísono.

Y no solo en París. En toda Francia. En toda Europa. Y en el mundo : México, Beirut, Nueva York, Atenas… las manifestaciones se han multiplicado a una velocidad extraordinaria – una célula madre que se reproduce con el mismo ADN. Tomemos el microscopio.

Los orígenes:

¿Qué ha pasado en Francia? ¿Qué lecciones sacar de esta segunda semana de 2015, más sangrienta que cualquiera vivida en este país en tiempo de paz ? 17 muertos, todos víctimas – directas o colaterales – de terroristas islamistas.

El asesinato no apuntaba tanto a seres humanos como a un símbolo. Atacarse a Charlie Hebdo es atacarse a la libertad de expresión encarnada, a los medios de información libres, al humor satírico tan francés, a la sacrosanta laicidad, y a los “soixanthuitards”, generación del 68 que luchó por la libertad. “Il est interdit d’interdire” habían gritado a todo pulmón en su juventud: “Prohibido prohibir”. En esa época luchaban por la descolonización de Argelia, por los pueblos libres, contra la censura y contra los métodos bárbaros del ejército francés. El 7 de enero, la barbarie los alcanzó.

A penas una hora después de la masacre en Charlie Hebdo se asomó en las redes sociales el diseño “Je suis Charlie” – letras blancas sobre fondo negro. Punto. Unos minutos después ya se había vuelto hashtag. Unas horas más tarde, el mundo entero se volvía Charlie.

Y, como siempre, empiezan a surgir en las redes algunos amalgamas que no tienen su razón.

Aclaramos: algunos malentendidos

“La religión musulmana es una religión violenta”

Todos sabemos – en Europa y en América Latina con mayor razón – que la civilización árabe-musulmana ha sido una luz en la historia mundial. Nos ha legado grandes astrónomos, matemáticos, poetas, filósofos, músicos, arquitectos, hombres humanistas. De la misma forma en que existen hoy judíos ultraviolentos en Israel y neo-cruzadas evangelizadoras, existen musulmanes fanáticos, capaces de cualquier acto violento por la supuesta defensa del Corán. Matar en nombre de Dios es un verdadero crimen de lesa humanidad, sea cual sea la forma simbólica que se le otorga a ese Dios. Los islamistas luchan sin negociación alguna por un respeto al pie de la letra de su interpretación del Corán. Boko Haram, Al Qaeda son enemigos del occidente, y de la humanidad. Son una ínfima parte del mundo musulmán, no hay que generalizar.

“Que los terroristas vuelvan a su país”

Los hermanos Kouachi son franceses. Nacieron aquí, crecieron aquí. No hablan bien el árabe. Simplemente se dejaron convencer por gente peligrosa, hasta volverse ellos mismos peligro encarnado. El periódico Le Monde los describe así : “recorrían las calles de su barrio soñando con otra vida. Abrazaron causas lejanas sin entender bien las consecuencias. Inestables, sin proyecto, fundaron la primera escuela del djihad en Francia, que emigraría luego a Irak, Túnez, Siria, y Yemen”. ¿Qué tantas diferencias hay entre estos jóvenes terroristas y un marero centroamericano? Aunque la analogía pueda parecer hiperbólica en macro, me parece que a nivel de la psicología individual existen fuertes similitudes : en ambos casos se trata de personas que se sintieron excluidas y sin esperanza de crecimiento social. Ambas deciden recurrir a la violencia para darse a respetar. En ambos contextos, los grupos a los que adhieren – la mara o los djihadistas – se vuelven su familia al responder a una búsqueda de pertenencia. Incluso la relación a la religión: los mareros también pueden matar en nombre de su Dios. Y, ante la perspectiva de una vida mediocre, están dispuestos a morir jóvenes por la causa… y por la fama.

Se evalúa que hoy en día hay unos 1500 djihadistas en Francia. Algunos pronostican la expulsión, el incremento de la pena, la reclusión perpetua, hasta la pena de muerte o el ejército en barrios peligrosos. Yo tengo tendencia a pensar que la violencia es como la Hidra: uno la puede seguir decapitando, seguirá creciendo y más fuerte. Creo que vale la pena parar un poco y pensar ¿Cómo hacer para evitar que esto siga ocurriendo? ¿Cuál es el camino para que, al igual que la anterior, esta nueva generación de franceses de cultura árabe – o judía, o asiática, o africana, o latina – se enorgullezca de pertenecer a la sociedad francesa? Y, a mayor escala, ¿Cómo crear nexos entre las culturas que conforman el mosaico social de un país

“Los “Charlies” son fans de Charlie Hebdo.

El famoso “Je suis Charlie” se volvió en menos de un día la foto de perfil de millones de utilizadores de Facebook. El hashtag #jesuisCharlie fue utilizado más de 5 millones de veces, entrando en la historia de twitter. Sin embargo, el semanal Charlie Hebdo no se vendía más que a 50 mil ejemplares en toda Francia, y estaba al borde de la quiebra. Sus caricaturas de Mahoma, pero también de rabinos, del Papa, de Jesucristo, conmocionaban a más de alguno. Cuando la dirección editorial decidió apoyar al caricaturista Danés que había publicado dibujos de Mahoma, sufrieron de amenazas y hasta de un ataque con coctel molotov que incendió sus locales. El Estado y la opinión pública no los apoyaba. Si no fuese por los dramáticos acontecimientos de esta semana, quizás Charlie Hebdo hubiera caído en el olvido.

ChHebdo-530x339

¿Qué significa entonces ser un “Charlie”?

Pese a todas las interpretaciones, creo que todos los que afirman “ Soy Charlie” – todas pertenencias religiosas y sociales confundidas – defienden ante todo un símbolo : los valores republicanos, la libertad de pensamiento y de expresión, el derecho a la información y sobretodo la libertad, rasgo tan francés, de burlarse de todo, de ser heréticos, de empujar los límites siempre más lejos. Porque tras el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judiciario está, hoy más fuerte que nunca, el “4º poder”, el de la Prensa : expresión popular y opinión pública. La población francesa es de las mejores informadas del mundo : los franceses leen periódicos a diario (casi 20 millones de periódicos comprados cada día en los quioscos), “France Info” tiene 5 millones de oyentes cotidianos, y el noticiero televisivo es una cita de todos los días en la mayoría de los hogares.

Los primeros Charlies fueron los periodistas. Todos los medios de comunicación mostraron su apoyo inmediato y sin temor hacia los sobrevivientes de Charlie Hebdo, rescatando así el periódico de la bancarrota : el periódico Libération ofreció sus locales, los grupos del periódico Le Monde, Canal +, Agence France Presse y hasta Google han apoyado al periódico, financiera y psicológicamente. Se abrió una colecta pública en línea y a la fecha se han recolectado 138 000 euros.

Los segundos Charlies fueron los políticos. Se unieron a la manifestación hombres y mujeres públicos de Francia, desde los partidos de extrema izquierda hasta los de extrema derecha, de los senadores hasta los candidatos a la presidencia, pasando por los alcaldes y, por supuesto, por todos los ministros. A ellos se sumaron varios representantes extranjeros, algunos sorprendentemente aliados en esta causa: el primer ministro de Israel con el presidente de Palestina, el presidente de Ukrania al lado del ministro de Relaciones Exteriores ruso. Además, los reyes de Jordania, ocho presidentes africanos, y altos dirigentes europeos : Alemania, Inglaterra, España, y el presidente de la Comisión Europea estaban presentes. Imágenes de una fuerza planetaria.

Los terceros “Charlies” fueron responsables religiosos. Irónicamente – ¿o no? – la Catedral Notre Dame se unió al luto nacional doblando sus campanas especiales el 8 de enero, y organizando una misa por las víctimas. Todos los imanes (líderes religiosos musulmanes) de Francia se opusieron con vehemencia a una manipulación sin nombre de su religión, y en apoyo a los caricaturistas.

charliehebdo_07fev07

Si. Toda esta gente – políticos y religiosos – fue caricaturada por Charlie Hebdo, y hasta algunos llevaron el periódico a tribunales en más de una ocasión. Pero tras la muerte de los “herejes”, de los “provocadores”, todos se unieron contra el obscurantismo, y por el derecho a la burla… hasta de ellos mismos.

Así fue como Charlie Hebdo se volvió el símbolo de la libertad de expresión, contra el obscurantismo de la (mal) llamada “Guerra Santa”.

Algunos consideran que todo este movimiento es hipócrita. Subrayan la falta de interés antes del atentado. Dicen que todo esto es un efecto de moda. Que alguien que jamás ha leído un Charlie Hebdo en su vida no puede autoproclamarse Charlie así nomás.

Yo considero que no importa quien use el hashtag, quien está de acuerdo con lo que publicaba el periódico. No. No se trata de eso. Lo que está pasando es una toma de conciencia. Es un anhelo general de defensa de los valores democráticos. Es estar unidos – sin importar la religión, los orígenes, la opinión política – por la libertad de expresarse, por la ciudadanía responsable, por la libertad de emitir una opinión. Por lo anti-políticamente correcto.

« Je ne suis pas d’accord avec ce que vous dites, mais je me battrai jusqu’à la mort pour que vous ayez le droit de le dire » decía Voltaire. “No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero lucharé hasta la muerte para que tenga derecho de decirlo”.

Si eso es ser un Charlie, me propongo ser una en 2015.

Charlie

París, 11 de enero de 2015

Published by ChristinaCM

Chapina parisina en busca de emociones culturales Viajante de lo inaudito Centraca en el alma En papel : licenciada en gestión cultural (Université La Sorbonne Nouvelle - París) y máster de Estudios Latinoamericanos (Instituto de Iberoamérica - Universidad de Salamanca - España). Actualmente: administradora para La Caféothèque - París Fundadora del colectivo de curaduría en cafés Coffeexhibits Fundadora y presidenta de la asociación ACÁ : Asociación Centroamericana en París

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: